Esta melodía pertenece la excepcional banda sonora de Babel. Música creada por Gustavo Santaolalla, desgarradora como las inoportunas vidas de los personajes principales del film.

Si bien, la melodía llega al alma, este hecho se ve intensificado por la calidad y merito del compositor. Parece sorprendente y mágico pensar que Santaolalla, a pesar de haber ganado dos veces el Premio Óscar, no sepa ni leer ni escribir música.

Esto no hace más que demostrar la eficiencia y potencial de un talento innato, conectado con la conciencia de un artista que desde el primer momento de su infancia ha tenido claro su destino.

Anuncios