No he podido evitar pensar, en el primer momento que he visto estas imágenes, que puede sentir un hombre que aterriza sin paracaídas en unos llanos. Increíble, pero cierto, este loco de la vida ha realizado el primer aterrizaje sin paracaídas y sin matarse.

Aunque lo cierto es que si observamos bien las imágenes del aterrizaje, con la pila de cartones y amortiguadores que ha puesto en el suelo, se podría haber matado totalmente ahogado. Una pasada, increíble.

Para el que no se lo crea, aquí tiene las imágenes.

Anuncios