Aquí tenemos una escena de Batman & Robin, del año 1966. Siempre me ha gustado este personaje, pero no había visto nunca la película del año 1966. Gracias a Dios, existe internet, y podemos llegar a encontrar todo lo que queramos en la gran red.

Este Batman es un tanto peculiar, es del año 1966. Los guionistas hicieron uso de su imaginación para llegar a proporcionarle a Batman los mejores aparatos y tecnología posible. Tenemos que tener en cuenta que en aquella época no llegaron ni a la luna.

Pero esta combinación de elementos, unido a lo hortera de aquella época, puede rellenar el paisaje general de la película de un aura muy rarito.

En esta primera escena, Batman ha sido llamado para emprender una acción valerosa. Junto a su fiel compañero Robin, se deslizará hacía su guarida mediante una barra, como los bomberos. Con un simple palanca con una bombilla roja, conseguirán cambiarse de ropa, como por arte de magia. El batmovil no es como el que hemos estado viendo desde hace unos veinte años, ya que es descapotable. Estamos ante un batmovil de culto totalmente. Robin está perfectamente peinado, con una raya a un lado.

Los mejores planos se los lleva el Batmovil, pero vemos en una de las escenas que Robin llama mediante un teléfono rojo a una torre de control aéreo. Desde luego, este Batman no entiende de discreción y austeridad, porque para realizar semejante maniobra ha puesto a trabajar a diez tíos por lo menos. Lo mejor de todo es el batcoptero, todo tecnología punta.

Se montan en el Batcoptero y parten. Por el camino se encuentran a un montón de fans en bikini que se mueren por saludarlos, desde un rascacielos. Este tipo de planos, carentes totalmente de sentido, hacen que esta película sea especial.

Pero lo mejor es la pelea con el tiburón, ya que cuando llegan a su destino, el mar, Robin se pone a hablarle a un barco desde el Batcoptero con un Megáfono con alitas de murciélago. Genial!!!

La escalera por la que bajan tiene el nombre “Bat Ladder”, con un cartelito puesto, genial también sin duda. Una pasada.

El final de esta escena es lo mejor, ya que tienen una pelea con un tiburón de plástico completamente inanimado. Hasta que Robin deja el piloto automático para ayudar a su amigo Batman, que está pasándolo mal con el tiburón de plástico, al que le está pegando puñetazos.

Una película antigua, con unos efectos de chiste. Pero que a día de hoy seguiré viendo, ya que siempre podremos sacar de esta algo, o por lo menos echarnos unas risas.

Anuncios