He encontrado este video en el blog del historietista Borja Crespo. Se trata de un pequeño video en el que se refleja el trabajo elaborado en un taller para niños, donde con elementos de reciclaje, han construido una ciudad, para después disfrazarse de Godzilla y destruirla.

Me he acordado inmediatamente de algunos momentos de mi infancia, en los que con gran ímpetu, sentí la necesidad de expresarme ante el mundo que me rodea, destruyéndolo, como si fuera un mutante del espacio o algún tipo de bicho marino, salido de las profundidades.

Sin ir mas lejos, ayer, cuando anunciaban esos grandes recortes en el Parlamento, sentí la necesidad de disfrazarme de Godzilla y provocar una hecatombe política, propia de una película japonesa.

Me gustaría, con una medida de unos 25 metros de altura, romper el techo y entrar con unos pies con grandes garras, pisando a mas de un politicuchos…

Anuncios