Ayer estuve bebiendo bastante. He dicho que fue una cerveza solamente, pero me acabo de acordar que fueron más de una, quizás diez cervezas. No me considero alcohólico, porque sé que hay gente que bebe más que yo y no lo es. Pero algunas veces tengo ganas de beber hasta morir. Beber me anima bastante, sobre todo en los momentos de bajón, en aquellos momentos en los que no puedo aguantar esta situación.

Hoy es sábado. Seguramente beberé otra vez. Pero esta vez más. Me compraré una botella de Jack Daniel`s y la empezaré en mi casa. Posiblemente la borrachera no continuará en mi casa, sino en algún otro recóndito antro de los que conozco, con algunos colegas. Acabaremos tarde, porque hasta que no me emborrache, no me iré. Cada vez me cuesta más emborracharme, tengo mucha más resistencia al alcohol. A lo mejor es bueno, y quiere decir que no. La mayoría de las veces no me entra fatiga.

Anuncios