Normalmente tengo la nevera vacía. Eso es porque no me gusta comprar. Me entra ansiedad en las grandes superficies. Son sitios llenos de gente. Detesto esos momentos haciendo cola. Todo el mundo se cuela, en el parking y en la cola de la compra. No me suele gustar mucho la gente. Más bien la odio. No es nada relacionado con ninguna enfermedad en especial. Simplemente es odio. Pienso también que en el fondo, cuando se produce una acumulación inevitable de seres humanos, todas sus miserias salen a la luz. Mejor solo que mal acompañado.

Como no suelo tener nada en la nevera, suelo comer mucha comida basura. La dejadez, ha calado dentro de mi propia personalidad. La dejadez siempre ha sido uno de mis defectos, normalmente considerada por mi mismo como una ventaja. La dejadez hace que la gente no cuente contigo. Normalmente, las personas responsables y organizadas suelen pringar más que los dejados. Seamos sinceros, nadie suele confiar en un tipo irresponsable y desorganizado, muy poca gente cargaría parte de sus responsabilidad sobre un tío que no es capaz de atarse los cordones de los zapatos.

Después del desorden más caótico, está mi propio desorden, el desorden del desorden.A veces pienso que de lo único que me puedo hacer responsable es de tener los pies encima de la tierra, y quizás, algo más, como atarme los cordones de los zapatos.

Anuncios