La saga de Regreso al futuro, forma parte de una legión de obras de ciencia ficción, procedentes de la factoría Spielberg. Desde finales de los setenta hasta mas allá de mediados de los ochenta, el rey midas del cine estuvo involucrado en una gran cantidad de proyectos, a pesar de no ser el director de la mayoría. Pero no hacía falta, pues contaba con un montón de directores, seguidores quizás de su trabajo, que consiguieron abrir un gran abanico de historias, capaces de marcar incluso a una generación entera.

Ver una y otra vez la saga de Back to the Future, supone caer en la tentación de sumergirte en un mundo aparte, como el que puede llegar a aportar las buenas sagas. Conocer detalles del rodaje, de la vida de Michael J. Fox, y encontrar cosa como la relación de su personaje con un niño cualquier, llamado en la realidad Elijah Wood; un crio que apuntaba maneras como actor, a pesar de tener tan solo ocho años en aquella época.

Supongo que para la mayoría de los fans de la saga, esto no será una novedad. Pero a un servidor, que suele revisar de vez en cuando ciertos títulos, esto puede llegar a descolocarle, sobre todo cuando caes en este tipo de detalles cuando menos te lo esperas.

La escena en la que aparece Frodo, sería la siguiente:

 

Si quieres leer más en Librecinefilo:
www.Librecinefilo.com

Anuncios