Yoda-the-Ultimate-Mentor

A lo largo de nuestra vida, nos encontramos con personas verdaderamente importantes para nosotros. Son seres humanos como nosotros, pero que nos influencian de una manera extremadamente positiva, actuando como mentores, como maestros.

Son ese tipo de personas que expanden conocimiento y sabiduría, atrapándonos con un aura de seguridad que propicia la absorción perfecta de este tipo de materia. Todo ello sin cursos o clases académicas, simplemente con la palabra y la comprensión.

Yo me he encontrado con este tipo de personas en diversas ocasiones. Y he de decir que me han llegado a enseñar cosas que han contribuido a cambiarme para mejor. Son ese tipo de consejos de los que uno se acuerda en los peores momentos del camino, y que de alguna manera casi mística, te ayudan a tomar decisiones que pueden cambiar el resto de tu vida.

Con la perdida de uno de estos padres intelectuales, me di cuenta también de muchas cosas, entre ellas, que es verdad eso que dicen de que “estamos aquí dos días”. Y quizás, gracias a su melancólico recuerdo me encuentro escribiendo estas frases, que de alguna manera u otra, encuentro demasiado elocuentes para mi. Han salido de mi mente como un suspiro, profundo y decidido.

De momento son varios los mentores que me han ayudado a seguir el camino solo, a encontrarme conmigo mismo y a satisfacer, por que no, esa necesidad que tenemos todos de encontrar la felicidad.

En estos momentos de incertidumbre perpetua, cuando parece que el pozo no tiene fin, solo me puedo acordar de muchas de las palabras de aquellas personas que me enseñaron solo con su buen hacer y su presencia. La vida es lo que somos, lo que hacemos y como nos comportamos. Es lo dura que queramos que sea y lo bonita que queramos que sea.

Pero el miedo a vivirla no es lo que me ocupa hoy, no es en lo que  quería centrarme. Simplemente quería hacer un pequeño homenaje a todos aquellos que me han ayudado indirectamente, porque sé que de alguna forma u otra seguimos conectados, construyendo nuestras vidas y saliendo de esta como buenamente podemos.

Anuncios