La tercera revolución industrial según los últimos avances

Toda revolución ha estado marcada a lo largo de la historia por una serie de avances tecnológicos, que han impactado tanto en la sociedad como para provocar un cambio de paradigma.

En esta tercera revolución industrial que estamos viviendo, se está promoviendo de una manera tremenda, tanto como para afectar a una población mundial de 7.000 millones de personas. Según Jeremy Rifkin, uno de los precursores de la idea de la tercera revolución científico-técnica aprobada en junio de 2007 por el Parlamento Europeo, la revolución se basaría en cinco pilares básicos:

  • Cambio del régimen energético actual basado en los combustibles fósiles por uno basado en las energías sostenibles, para ello el peso de las energías renovables en el mix energético debe ir aumentando.
  • Los edificios, especialmente las viviendas y los edificios públicos deberían ser transformados en mini centrales productoras de energía renovable, mediante paneles solares, pilas de hidrógeno, pequeños aerogeneradores,  etc.
    (En este sentido merece destacar el caso de Ikea en nuestro país, que está invirtiendo en placas solares colocadas encima del techo del aparcamiento)
  • La instalación de pilas de hidrógeno y otras sistemas de almacenamiento de energía en cada vivienda y edificio público permitiría  el almacenamiento de la energía renovable generada y no consumida en el instante,asegurando así  un suministro seguro y continuo de energía verde que cubriera la demanda.
  • Utilizar la avanzada tecnología de comunicación de Internet para convertir la red eléctrica en una red inteligente utilizada por millones de personas para enviar y recibir la electricidad generada en sus edificios.

Eso haría que se intensificara enormemente este cambio tan drástico que estamos viviendo desde principios de siglo.  Si en la Primera Revolución industrial, la imprenta contribuyó enormemente a la expansión de un nuevo conocimiento técnico-científico, en este nueva etapa que estamos viviendo, Internet no ha supuesto menos.

No me gustaría entrar en el debate de lo que ha supuesto para la cultura, puesto que la evolución a lo digital de cosas como la literatura, Música y cine es obvia. El paso de un modelo de de divulgación basado en la copia y la propiedad intelectual está dando lugar a una serie de cambios hacía algo que todavía no podemos definir, puesto que una industria dueña de este modelo compuesta por un sinfín de empresas del siglo pasado parece que no están evolucionando al mismo ritmo que la ciencia y la tecnología. En este sentido, algunos especialistas vapuleados por los huesos de la industria se atreven a pronosticar un futuro en internet del todo gratis. Como en el caso del especialista Chris Anderson y su libro Gratis, en el que nos habla de una nueva economía nacida en Internet.

Un escritor y divulgador de ciencia,@SergioParra_,  que es seguido por un servidor, se ha inspirado en este libro para algunos artículos de Xakataciencia. Merece la pena leer algunos de ellos para entender un poco más las ideas de Chris Anderson.

Pero no solo a través de productos digitales se puede llegar a transformar la economía, aunque con esta nueva era digital estemos dando pie a una sociedad más prosumidora… ¿prosumidor? ¿Que es eso?

La palabra prosumidor, o también conocida como prosumer, es un acrónimo formado por la fusión original de las palabras en inglés producer (productor) y consumer (consumidor). Igualmente, se le asocia a la fusión de las palabras en inglés professional (profesional) y consumer (consumidor).

Se trata de un término utilizado en ámbitos muy diferentes, desde la agricultura a la informática, la industria o el mundo de la afición.

Primero empezamos con la información. Esto fue algo que se vivió con el famoso boom de los blogs. Los bloggers se convirtieron a principios de siglos en prosumidores de información. Personalmente, tampoco me gustaría introducirme en el debate entre bloggers y periodistas, ya que pienso que ambos no tienen nada en común. Pero la figura del blogger si que ha contribuido a crear un tipo de consumidor de información prácticamente autosuficiente. Del boom de los blogs pasamos a consumir software mucho más veloz  y con una interfaz mucho más rápida de aprender a utilizar, hasta por personas que no podían introducirse en el mundo de los blogs, pasamos a potenciar la moda de las redes sociales, capaces de conectarnos y transmitirnos información en tiempo real, mucho más rápida que cualquier medio tradicional. Todo el mundo ha visto en un momento dado el típico caso de las catástrofes en las que un montón de testigos toma fotos a través de sus móviles y las comparte en tiempo real a través de las rede sociales. Esto es una realidad que solo se ha podido cumplir gracias a el avance de la tecnología y la ciencia.

Otro producto que ha nacido de esta fusión entre prosumidores y periodistas, aparte de las famosas redes de blogs, son los medios tradicionales convertidos a medios sociales. Este gran paso, desde mi humilde punto de vista, ha sido dado por un nuevo medio nacido en España. Se trata de Eldiario.es, un periódico creado por periodistas fieles a la red, capaces de comprender hasta donde pueden llegar sus voces a través de las redes sociales y la red en general. En él se pueden leer los blogs de opinión de muchos periodistas bastante activos en las redes sociales.

De esto ya se dieron cuenta las marcas. Hemos pasado de ser una sociedad de consumidores a creadores. Con el inicio de este nueva era se ha detectado una tendencia en hacía el talento y la creatividad.

Pero más allá de los productos digitales, algo que podemos hacer a día de hoy cualquier persona con unos conocimientos mínimos de informática, está la elaboración y fabricación de productos físicos.

Se habla ya de que la impresora 3D podría ser la gota que colme el vaso. Este tipo de tecnología, que el día de mañana podría estar en cualquier casa con un ordenador, al igual que están hoy en día las famosas multifunción, podría hacer que cualquier persona en cualquier punto del mundo pudiera fabricar cualquier objeto en diferentes materiales, dependiendo del tipo de tecnología que utilice claro. Dentro de los tipos de tecnología disponibles están la de compactación, en las que una masa de polvo se compacta por estratos y la de adición, o de inyección de polímeros, en las que el propio material se añade por capas.

Desde Faircompanies, nos hacen un recorrido muy curioso a través de esta atractiva tendencia y también nos proporcionar un video de las instalaciones de una empresa pequeña, que es pionera en la fabricación bajo demanda.(thingiverse).

Si con la posibilidad de compartir contenidos digitales nos hemos encontrado con la lucha de una industria obsoleta contra usuarios de internet, no nos podremos imaginar que podría pasar cuando todo el mundo tenga acceso a tecnología de impresión 3D. Llegará un momento en el que se acabará con cosas como la Obsolescencia programada. llegará un momento en el que podremos reponer cualquier pieza de cualquier aparato que tengamos o incluso fabricar nuestros propios aparatos.

Avanzamos hacía un mundo más eficiente y sostenible inevitablemente, simplemente por pura evolución. Lo único que nos impide la implantación de este tipo de conocimiento es la actitud de una sociedad que se ancló en el pasado, en una época en la que lo que se hacía ahora no vale.

Fuentes:
Cinco pilares básicos- http://www.blogenergiasostenible.com/tercera-revolucion-industrial-proceso-iniciarse/

Gratis- http://www.xatakaciencia.com/libros-que-nos-inspiran/libros-que-nos-inspiran-gratis-de-chris-anderson-el-futuro-de-un-precio-radical

Tercera revolución industrial- http://es.wikipedia.org/wiki/Tercera_revoluci%C3%B3n_industrial

 

Anuncios