Crítica de Oblivion

Crítica de la película Oblivion, de Tom Cruise

Desde hace algún tiempo hemos visto como el cine de ciencia ficción ha decaído un poco. Parece que se ha dado más importancia a otros géneros en los últimos años. Pero los amantes del genero esperamos que con el inminente estreno de una buena cantidad de películas de este genero, llegue a pasar por una nueva época de esplendor.

Después de Tron:LegacyJoseph Kosinski nos ha presentado Oblivion, una película de ciencia ficción basada en una novela gráfica. A mi me ha gustado mucho esta obra, que a pesar de estar descaradamente inspirada en otras tantas películas del genero, parece que pretende homenajear ciertas temáticas olvidadas de este tipo de cine. Pero después de leer algunas críticas y comentarios en internet, a uno le queda la sensación de que parece que más que la película, lo que no le ha gustado a la gente es la presencia del líder de la cienciología. Por eso me gustaría plantear este análisis de la forma más objetiva posible, ya que pienso que deberíamos dejar a un lado nuestros complejos y temores a la hora de valorar la calidad de cierto tipo de cine.

El argumento se nos plantea de la siguiente manera:

Año 2073. Hace más de 60 años la Tierra fue atacada; se ganó la guerra, pero la mitad del planeta quedó destruido, y todos los seres humanos fueron evacuados. Jack Harper (Tom Cruise), un antiguo marine, es uno de los últimos hombres que la habitan y Victoria (Andrea Riseborougn) es su compañera, que le ayuda a través de una tecnología muy avanzada. Jack es un ingeniero de Drones que forma parte de una operación masiva para extraer los recursos vitales del planeta. Patrulla diariamente los cielos como parte de su misión, y nada inusual sucede hasta que su vida da un cambio cuando rescata a una desconocida mujer de una nave espacial. La llegada de esta joven desencadena una serie de acontecimientos que lo obligan a cuestionar sus convicciones y lo hacen responsable del destino de la humanidad.

Sin duda, uno de los puntos fuertes de esta película es la fotografía. Claudio Miranda, ganador de un Oscar a la mejor fotografía, se ha vuelto a lucir en esta película. Los planos de los paisajes, de una tierra devastada y modificada por los terremotos y maremotos, nos muestra a través de su fotografía una belleza ficticia, pero que al fin y al cabo es belleza paisajística en toda regla.

La banda sonora , compuesta por el grupo de música electrónica M.8.3,es muy atractiva y exótica. Exótica principalmente porque tiene un toque ochentero, que en una película de ciencia ficción proporciona un aura de excentricidad atractiva. Esta banda sonora acompaña a una estética futurista muy limpia, con tonos blanco y luminosos, tanto en la decoración como en el vestuario. Nos recuerda a películas antiguas de ciencia ficción, como Odisea en el espacio. En este sentido, se nota el homenaje del director, que algunos han deducido como copia, pero que yo reflexiono como un toque de melancolía bien recibido, por lo menos para mí.

Los efectos visuales de los robots van bien con la estética general. Se nota una buena aplicación de estos, sobre todo en los planos de acción, en los que nos proporcionan un sensación bastante decente.

El peso de la interpretación cae fuertemente sobre un Tom Cruise que ocupa la mayor parte del metraje de la película. Parece que el actor se puede llegar a consolidar como interprete predilecto para el cine de ciencia ficción, pues ya vimos que tampoco lo hizo mal en cosas como Minority Report o La guerra de los mundos.

Me hubiese gustado ver algo más de Morgan Freeman, ya que ha interpretado un personaje que podría tener más fuerza y del que se ha sacado poco.Tampoco he visto que se le saque mucho partido a Olga Kurylenko o Andrea Riserborough.

Es extremadamente difícil elaborar una historia de ciencia ficción. Principalmente porque te tienes que inventar una historia muy creíble a nivel científico, pero basada en datos y acontecimientos que todavía no han pasado. En este sentido puede dar la sensación de que a Oblivion le falta algo. A mi no me ha pasado esto, principalmente porque si hay alguna carencia la he visto compensando con otros aspectos de la película, como la profundidad de la historia de amor o la intriga que podría provocar en determinadas escenas, así como la belleza de su fotografía y estética.

Oblivion llega dispuesta a compensar todas aquellas carencias que tenemos en los últimos años los amantes de la ciencia ficción. Una película digna de ver, sobre todo en estos tiempo en los que se nos invade como remakes varios y versiones ridículas de cuentos de los de toda la vida.

Anuncios