Cuanta fuerza pueden llegar a tener frases como esta. Existe un legión de seguidores del “new age” capaces de plantearse un ideal de vida basado en la positividad y la fuerza interior, en el guerrero de luz que llevamos dentro.

Todas estas frases tiene en común que son tremendamente positivas. Son expresiones agradables que nos hacen sentirnos bien, nos dan una solución o una guía para llevar nuestra propia vida. Los consejos y leyes de los manuales de autoayuda, esa cartografía de la esperanza, que hacen que nos sintamos mejor con nosotros mismos, tienen que estar perfectamente aplicados, ya que posiblemente nos encontremos con alguna piedra en el camino que nos desviará de nuestro camino de luz.

Ya ves, una cosa lleva a la otra, primero el camino de luz, después las piedras y el manual de autoayuda guiándonos en nuestro destino, que por supuesto estará lleno de oportunidades y designios divinos. Hasta que llega el día en el que no se cumple una mierda. Pero no pasa nada, porque los manuales de autoayuda son tan tremendamente positivos que tienen una solución para todo. Te animan y te dicen:

“Si no lo has conseguido es que no lo has deseado con todas tus fuerzas”

Y volvemos a la misma frase del principio. Porque es así,son frases fuertes, pero que pueden llegar a hacer un gran daño a las personas. Lo que vienen a decir mas o menos es: el trabajo diario y la constancia no importan, porque simplemente con desearlo, ya lo tendrás.

Si alguna vez, por algún capricho del destino se te ocurre que quieres hacer algo concreto, no pasa nada, ponte de pié, junta los talones, cierra  los puños y los ojos muy fuerte y deséalo con todas tus fuerzas. Seguro que se cumplirá. Si no lo consigues, no te preocupes, inténtalo de nuevo porque tienes que desearlo con todas tus fuerzas.

Y en eso nos hemos convertido, en una sociedad que desea hacer las cosas con todas sus fuerzas, pero que se ve anulada por la crudeza de la realidad, sin saber responder. Tanta superstición y magia nos ha nublado una visión realista, amparada por la codicia humana. Y ahora no sabemos que hacer, quizás haga falta algo más que un poco de magia de autoayuda para salir de esta.

Anuncios