de-escribir1

El escritor vende humo. Es un coleccionista de ideas peregrinas. Le sacia la intención de meterlas en una caja para su posterior venta.

Se enorgullece de su condición, como si fuera esa su única esperanza ante la pobreza. La miseria le perseguirá durante el resto de su vida, hasta la muerte. Sea cual sea el punto de su vida en el que se haga escritor.

Es igual estrenarse joven o grande. Ese humo que queremos desprender, vender, desahogar de nuestra vida, nos perseguirá hasta que queremos procesarlo.

El escritor vende algo que de cara a los demás es humo, aunque el no lo crea.

Anuncios